Cuando un niño comienza a dar sus primeros pasos, los padres esperan que camine “normal”, no obstante, hay niños que caminan con algún grado mayor de rotación interna o externa de las extremidades inferiores, o muestran un apoyo preferente en la punta de los pies que suele provocar preocupación en los padres.
Algunas alteraciones observadas en la marcha en niños pueden corresponder a variantes normales que son parte del desarrollo y tienden a corregirse en forma espontánea, sin requerir tratamientos específicos.
No obstante, en otros casos pueden ser la manifestación de enfermedades que requieren un adecuado diagnóstico y tratamiento.
Una Valoración oportuna hace la diferencia…..
https://www.ortopediapediatric...